TOM RUSSELL (USA – solo show)

El cantante y compositor estadounidense Tom Russell ofrecerá su encendido directo el próximo 15 de noviembre en Madrid (Café Berlín). Único concierto en nuestro país del músico nacido en Los Angeles, en solitario. Él, su voz y una guitarra. Y sus canciones, claro, como las de su nuevo disco “Folk Hotel”, disco número 36 en solitario publicado en septiembre del año pasado.

Tom Russell otro maravilloso contador de historias que, desde la sencillez del folk y las seis cuerdas acústicas, supo construir mundos de letras de un modo que prácticamente nadie había hecho antes. Siempre en esa tradición como coleccionista, restaurador y archivador de historias y del legado folk, country y tex-mex estadounidense, género que siempre ayudó a difundir. Canciones directas sobre la tradición popular, vaqueros en el oeste y a veces en la frontera mexicana, llegando a ganarse una excelente reputación a mediados de la década de los setenta componiendo canciones para grandes como Johnny Cash, Guy Clark o Dave Alvin, entre otros.

Coleccionista, restaurador y archivador impagable del legado folk estadounidense, género que siempre defendió y ayudó a difundir. Con las claves de un sonido profundamente estadounidense, sin ardores ni panfletos, han ido cimentando una leyenda que ahora escribe un glorioso nuevo capítulo en la historia del country y el folk norteamericano con el nuevo trabajo de Tom Russell.

Russell aclamado por la crítica durante una carrera de más de 40 años, no solo por la calidad de su trabajo, sino por su gran alcance, a través de escribir canciones, prosa, poesía, componer música y pintar. El arte no se mueve en línea recta. Nadie pintó búfalos mejor que los habitantes de las cavernas. Picasso no tuvo reemplazo y nadie reemplazará a Dylan o Leonard Cohen. Tom Russell nunca hizo en todo este tiempo incursión alguna en el gran libro de la música norteamericana o Sinatra. Solamente se concentró en dar lo mejor de sí mismo. Siendo vital y convincente. Un hombre tocando y cantando sus canciones con su guitarra como si estuviésemos alrededor de una fogata.

La visión expansiva de toda su discografía es ayudada por el hecho de que Russell es algo así como un erudito. Pintor y autor (libros sobre Charles Bukowski y el oeste americano junto con una novela de detectives) además de su trabajo musical, también tiene un título en criminología, pasó tiempo enseñando en África en medio de una guerra civil durante los años sesenta y viajó mucho antes de comenzar su carrera musical por medio mundo. Elementos de todas estas experiencias salpican sus álbumes y permanece inquieto e impredecible con su voz angustiada es el elemento básico en lanzamientos recientes como “Blood And Candle Smoke”, grabado con Calexico y Aztec Jazz que lo vieron al frente de The Norwegian Wind Ensemble o su trilogía Americana compuesta por “The Man From God Knows Where” en la que incluía a Ramblin ‘Jack Elliott, seguido por “Hotwalker”, luego por “The Rose of Roscrae” publicado en 2015, aclamado por la críticas como su obra maestra. Los tres álbumes se adentraron en el pasado, con Russell observando sus raíces en Noruega e Irlanda y cantando el impulso de poblar el oeste y celebrando la cultura forastera, ya sea en la literatura, el cine o los mitos estadounidenses.

Su ficticio Folk Hotel (un guiño al infame Beat Hotel en París) está poblado por músicos, autores y poetas que han influido en Russell. La dedicatoria en las notas refleja: “Mi mente es un antiguo hotel popular en el Village, embrujado por fantasmas trovadores que cantaron canciones que nunca escaparán de mi alma”.