SALLIE FORD (USA)

Hay artistas que requieren atención y Sallie Ford es una de ellas. En su cuarto álbum, “Soul Sick” Ford hizo acopio de fuerzas para llevarlas al estudio Portland Type, donde con el productor Mike Coykendall (M Ward, She & Him) al timón y la música fruto de todas las influencias de Ford se hizo la magia. Y este es el álbum que lo prueba.

Sallie Ford creció en Ashville, Carolina del Norte, en una familia musical. A los diecinueve se mudó a Portland, OR, para explorar ese lado creativo que la llevó a su carrera en la música. Como todos los aspirantes a artistas, el camino fue complicado pero Sallie perseveró creando canciones que cogieron esos desafíos de la vida para convertirlos en música inspiradora. Ford suena a la música de los 60, desde la “Invasión Británica” o los “Kinks” y los “Troggs”, a grupos americanos “Canned “Heat” y los “Mysterians”.Además de otras influencias como los grupos de chicas “The Shirelles”, “The Sangri-Las” o “The Ronettes”.

Sobre su disco “Soul Sick” Ford comenta: “Le pedí a Mike Coykendall que produjera, le encanta el rock & roll antiguo y siempre graba en cinta, pero también le gusta explorar nuevas cosas con su música. Es el músico más honrado y autentico que he conocido. Este álbum es tanto su creación como la mía. Fue espontáneo de muchas maneras, pero también lo mejor que he hecho “.

Las voces de Ford en “Soul Sick” continúan madurando, con una entrega menos matizada y una mayor claridad. Su vulnerabilidad y la fusión con los años 60 han convertido su sonido en un nuevo territorio, pero también proporcionan un puente entre los oyentes nuevos y anteriores. “Creo que mi mayor objetivo con este nuevo álbum es recuperar lo que originalmente fui y unirlo con la persona en la que me he convertido”, dice Ford.

No importa cómo te acerques a “Soul Sick”, el único pronóstico es: misión cumplida. Con una nueva banda de estudio incluyendo a Garth Klippert (Old Light) y Kris Doty (Modern Kin) a bordo, la llama está ahí. Incluí a los músicos invitados Ben Nugent (Dolorean), Ralph Carney (Tom Waits, los B-52), Jill Coykendall y Kirk Hamilton, y estas 11 nuevas canciones son el paso de Sallie Ford a un nuevo mundo. “Ni siquiera mi objetivo al principio era escribir estas canciones, era más como -Quiero escribir sobre luchar contra mis demonios.- Pero se convirtió en algo más. Sentí que podía sacar luz de toda esa negatividad que sentía. Y así fue“.