“ROBINSONES en el BERLIN” presenta: THE PARSON RED HEADS

La banda de Portland visita España en dos únicas fechas presentando las canciones de su último disco, el monumental Blurred Harmony, que ha recibido encendidos elogios por parte de crítica y público.

“De Portland, Oregón. De sonidos americanos que beben sin disimulo de The Byrds, CSN, Buffalo Springfield, Big Star, Jayhawks y tantos otros. De buena compañía como la que les llevó por tierras peninsulares hace un par de años junto al magnífico Doug Paisley. De talento indiscutible… y es que de esa guisa es imposible no seguir la pista a The Parson Red Heads quienes este año han firmado uno de esos discos de escucha lenta y pausada, que crecen y enamoran conforme pasan los días, las semanas y los meses, y que al llegar el Otoño se hacen imprescindibles. “Blurred Harmony” es uno de mis discos favoritos en lo que llevamos de año. Sus armonías y americanismo me desarman, sus guitarras cargadas de folk-rock en ocasiones psicódelico con cierto aroma sanfrancisquero me trasladan a tonadillas conocidas como las de mis amados Jefferson Airplane, y su inmensa variedad en cuanto a sabores americanos me hacen muy fácil explicar porqué se ha convertido en uno de los discos top del año. El quinteto de Portland se inspira en un poema de Donald Justice para crear sus canciones tomando prestado también su nombre para el disco, y su sonido tiene cierta reminiscencia a Big Star, pero para no irnos muy lejos en el tiempo podríamos decir que tienen un algo de The Jayhawks y de Teenage FanClub, mezclado todo con la sabiduría de Scott McCaughey (que allá donde aparece acaba por convertirse en uno de mis favoritos del momento) con quién por cierto han trabajado en innumerables ocasiones pero que esta vez no se encuentra enfrascado en el proyecto pues es el guitarrista Sam Fowles quién se ocupa de la producción. Las nuevas canciones siguen un hilo común, el del tiempo, lo que nos hace pensar que es un disco “conceptual” vestido de psicodelia folk, esas canciones que se agigantan a cada escucha, trasladando al oyente a paraísos celestiales con olor a tierra mojada hacen a este disco esencial, lo hace inmensamente bello”.

Texto tomado de nikochanisland.com