MARÍA LA MÓNICA

En el escenario conecta su moño al cielo y muestra su genio natural, flamenco y sincero. Así es María La Mónica, artista chiclanera que funde la flamencura de Cádiz con cualquier palo que se tercie, desde el rock al funky, desde el jazz al rap, desde la música andalusí al soul, con naturalidad, desparpajo y respeto.

María no es nueva en esto, han tenido que pasar más de 12 años desde que empezó en el mundo de la música para decidirse a publicar “Carretera y Mantra” (La Mar Sonora, 29 marzo 2019), primer trabajo en solitario. Y ojo, este trabajo es mucho más que un disco, es un viaje iniciático que te lleva de Cai a Tombuctú, y de allí a Nueva Orleans y de un salto a Tetuan, y te revolea de nuevo en las playas de Zahora, Los Caños o La Barrosa, impregnado de la inconfundible alegría gaditana y del abanico de ritmos que perfuman sus temas: jazz, afro, árabe, funk, flamenco…

En estas canciones se reflejan todas las ‘Marías’; reflexiva, positivista e interior, con pinceladas de ironía y su claro y abierto sentido del humor. Tan flamenca como rapera, donde le baile es un don de fluir, y la percusión una forma de expresión terrenal. Con colaboraciones como las de Antonio Lizana, Nono García o Javier Galiana entre otros mucho, el trabajo está arropado por una banda de altos vuelos liderada David León a la batería y producción artística del disco, a los que se suman José Atero a la guitarra flamenca, el ilustre contrabajo de Joan Masana y Robert Chacón a las teclas, músicos con gran experiencia en jazz, latin, funk, flamenco, árabe…dan vida a la música del disco, unión de la personalidad musical y humana de la banda, es lo que hace que el sonido tenga personalidad y autenticidad y aparezca este nuevo estilo al que denominan Afromenco.