MAKARINES

MAKARINES, es un dúo sevillano formado por dos jóvenes hermanos, Jose y Maka, que salen del barrio de Triana, de una escuela indudable como es cantar noche tras noche por cada rincón de su barrio.

A estos dos hermanos nacidos en San Juan de Aznalfarache y afincados en Valencina de la Concepción, ya se les abrió todo un mundo de posibilidades musicales sentados en las rodillas de su abuelo Segundo, de quien heredaron la afición al cante, a la armonía y al compás.

Primero como diversión y luego profesionalmente, comienzan a actuar en diferentes locales, debutando en la sala “La Madrugá”. Desde entonces, pasaron a compartir escenarios con diversos cantantes y cantaores importantes (como Diego Carrasco, Diego del Morao, La Tana o María Jiménez y a colaborar con Chiquetete y Radio Makande), porque lo suyo era el arte de nuestra tierra, por lo que incluso llegaron a tomar parte en festivales como los de Mont de Marsans y del Cante de las Minas de La Unión, y a cantar en teatros como el Alameda y el Central hispalenses.

Pero en un momento determinado, dieron un giro a su línea estilística y se metieron por eso que llaman flamenco-fusión, que es lo que hacen ahora.
Durante marzo, abril y mayo de 2005 grabaron un CD dirigido por el pianista Pablo Suárez, (en el que intervinieron músicos de la talla del bajista Pepe Bau y el batería Joaquín Migallón, entre otros) al que precisamente titularon con el mismo nombre colectivo que eligieron para caminar por los senderos de la difícil profesión de artistas: «MAKARINES».

MAKARINES se encuentra en una madurez musical y personal y es lo que ellos quieren plasmar en su tercer trabajo discográfico (el primero con su propia compañía). Con este nuevo proyecto de MAKARINES, llamado “Dos manos y un pincel”, se quiere identificar un poco más con su público, cada vez más amplio, y plasman en su disco 10 temas llenos de vitalidad, ritmos y sentimientos.

MAKARINES, aspira con este trabajo hacerse un hueco en el panorama musical a nivel nacional, e ir creando un sello personal, ya que es difícil encasillarlos en un determinado estilo, por su calidad de voces y repertorios.