JAVIER BOTELLA canta GERSHWIN, PORTER y WEILL

El teatro musical de Broadway dio lugar a un estilo característico que ha sido una gran influencia para el jazz a partir de la década de 1920. Gran parte del American Songbook está conformado por canciones escritas para este género musical que con el pasar de los años se han popularizado entre los músicos de jazz, volviéndose objeto de numerosas versiones, interpretaciones e improvisaciones. Los compositores que conforman este programa son embajadores del teatro musical que también conquistaron Hollywood y supieron -en palabras de Gershwin- “reflejar el pensamiento y las aspiraciones de la gente y la época”.

George Gershwin (1898-1937) no tuvo una educación formal en la música clásica, pero conocía los recursos creativos de Ravel, Prokofiev y Stravinsky y vertió esta profunda influencia en sus obras además de elementos del jazz y la música tradicional judía. Junto a su hermano Ira -letrista y libretista de multitud de espectáculos- se centró en el teatro musical y el cine.

Cole Porter (1891-1964) fue un prolífico compositor que ha escrito cerca de mil canciones y que definió la estructura de la canción popular moderna. Su talento como melodista es descollante, y también como letrista elegante, irónico, polisémico. Sus canciones y su vida personal, profundamente imbricadas, suceden en la ambivalencia de la alta y baja cultura -highbrow/lowbrow- pero siempre exquisitamente sofisticadas.

La trayectoria creativa de Kurt Weill (1900-1950) va desde sus inicios en su Dessau natal como joven músico superdotado hasta su final transfiguración en uno de los mayores compositores de musicales para Broadway y bandas sonoras para Hollywood tras emigrar a los Estados Unidos en 1935.

La propuesta de este repertorio, con canciones de los máximos exponentes de Broadway, gira en torno a la búsqueda de la melodía original de aquellas canciones, despojándolas de adornos e improvisaciones jazzísticas, para evocar el teatro musical y las grandes bandas sonoras del cine del temprano siglo XX estadounidense con el trasfondo de folclore norteamericano y la innegable presencia del jazz aún joven.