IGNACIO MONTOYA CARLOTTO

La paleta de música argentina tiene muchos matices, tantos que es difícil poder siquiera enumerarlos, pero hay algunos puntos que no se pueden obviar, pensar la música argentina sin pensar en el Tango es imposible, así como es necesario posar la mirada en la gran posibilidad que brinda el Folclore nacional.

Desde que el Tango y el Folclore se han constituído como pilares de la cultura Argentina a la actualidad, la argentinidad en términos de lenguaje musical se ha visto enriquecida por una gran cantidad de otros lenguajes, de allí que el Jazz aparece como un condimento importante, de esa mixtura nace y crece esta propuesta en la que se abordan obras de: Horacio Salgán, Astor Piazzolla, tangos de la denominada Guardia Vieja, Chacareras, alguna zamba del Cuchi Leguizamón y además obras propias en las que se mezcla cierta tradición clásica con trazos improvisatorios que no son más que una muestra de la música argentina en una línea de tiempo.

Pianista, compositor y arreglador nacido en 1978. Se crió con el nombre Ignacio Hurban hasta que el 5 de agosto de 2014 consolidó su identidad al ser reconocido como hijo de Laura Carlotto y Walmir Oscar “Puño” Montoya y nieto de Estela de Carlotto, presidenta de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo. Curiosamente, al conocer su identidad biológica, se anoticia de que en su familia la música ocupa un importante lugar: su padre era baterista, su abuelo paterno saxofonista y su abuelo materno, Guido, fue un melómano, amante del jazz.

Ha tocado y colaborado con numerosos músicos locales e internacionales como: Carlos Aguirre, el Saxofonista Barítono Inglés George Haslam, El bandoneonísta Italiano Paolo Rossi, Carto Brandán, Jerónimo Carmona, Sergio Verdinelli, Francesca Ancarola, Liliana Herrero, Adrian Abonizio, León Gieco, Machi Rufino, Raúl Porcheto, Palo Pandolfo, Hugo Fatottoruso, Lito Vitale, entre otros.