Ciclo 1906 presenta: MARK GUILIANA BEAT MUSIC

Mark Guiliana era un chico de provincias apasionado por los Red Hot Chilli Peppers. Uno más. Su modelo: Chad Smith, el baterista de la formación. Hasta que descubrió el jazz y a Tony Williams, Elvin Jones, Roy Haynes… “debo reconocer que, en cuanto a baterías, no soy muy original”, confiesa. “Básicamente, me gustan todos”. La originalidad de Guiliana viene su capacidad para reunir ambas corrientes, del beat electrónico y el jazz straight ahead, bajo el común denominador del Groove, el swing, la emoción… “a veces, la música te pone en una situación difícil”, comenta el baterista, “pero siempre, lo importante es mantener el groove. Sin groove no hay nada que hacer”. Y es esta, su capacidad para moverse entre aguas turbulentas, la que sedujo al pianista Brad Mehdau, su partenaire por años -“Mark me gusta porque no toca la batería como un baterista”- y le condujo a participar en el disco póstumo de David Bowie, “Blackstar”. En toda circunstancia, Guiliana es una inagotable fábrica de ideas siempre originales, siempre sorprendentes.

“Beat Music” abre una nueva etapa en la carrera de M.G. como líder. Para Guiliana, “el contexto de Beat Music tiene básicamente que ver con la electrónica, naturalmente, pero ese no es el fondo de la cuestión. Se trata de probar nuestra capacidad para viajar en cualquier dirección en cualquier momento sin nada que nos diga lo que debemos hacer”. La idea: dejar que la música dicte el camino a seguir por sí sola. “Tratamos de usar nuestra intuición para ver dónde está el mejor lugar al que ir: tan simple como eso”. Detrás de Beat Music, un sonido único/distinguible que el baterista ha estado buscando por décadas. “Se trata de golpear y parar, y seguir golpeando, y parar de nuevo, y de este modo ir creando una textura ambiental a partir de nuestra interpretación apoyada por los samplers y la electrónica”. Junto a Guiliana, los multi teclistas Sam Crowe y Nicholas Semrad, y Chris Morrisey, un habitual del baterista, al contrabajo eléctrico. “Ni yo ni nadie puede anticipar lo que va a suceder cuando nos subimos a un escenario. Esa es la gracia del asunto”. La aventura está servida.

Mark Guiliana – Batería
Chris Morrissey – Bajo
Sam Crowe – Teclados
Nicholas Semrad- Teclados